MUSICA EN VIVO

BALLENA JOROBADA

BALLENA JOROBADA
EN PLENO SALTO

FACEBOOK

EL SOL SE VISTE COMO HALLOWEEN

EL SOL SE VISTE COMO HALLOWEEN
X CORTESIA DE LA NASA

LOS AÑOS MARAVILLOSOS

LOS AÑOS MARAVILLOSOS
KEVIN, WINNIE & PAUL

CANDICE DESFILANDO

CANDICE DESFILANDO
RIKA

Diario Perú21 - Edición Online

DIA DE LA CANCION CRIOLLA VS HALLOWEEN

DIA DE LA CANCION CRIOLLA VS HALLOWEEN
TU DECIDES!!

GANE DINERO CON....

GANE DINERO CON....
HAGA CLICK

domingo, 25 de mayo de 2008

PUNTOS EROGENOS (G, A, U, K...) EN LAS MUJERES











¿Uno? No. ¡Cuatro! Así lo afirman diversos especialistas que habrían identificado otras zonas erógenas a tomar en cuenta además del mentado Punto G, a decir: el Punto A, el Punto U, el Punto K, y siguen firmas. ¿Será cierto eso?
Primer punto. Todo empezó como jugando. Corría la década del 50, cuando el sexólogo alemán apellidado Grafenberg develó un hallazgo que hizo a más de una mujer pegar el grito en el cielo –literalmente–.
Este fue nada menos que el Punto G, zona erógena ubicada a mitad de camino entre la parte posterior del hueso púbico y el cuello del útero, acusado de provocar orgasmos de proporciones alucinantes. Pero este no sería el único. Veamos.
Puntos de quiebre. Hace 10 años, científicos asiáticos buscaban resolver el problema de la sequedad vaginal que padecen algunas mujeres, y ¡oh sorpresa! En la pared vaginal, a medio camino entre el Punto G y el cuello de la vagina, descubrieron el Punto A o Punto AFE (Anterior Fornix Erotic Zone), cuya estimulación, además de mayor excitación, producía una rápida y prolongada lubricación así como múltiples orgasmos según un estudio en 193 mujeres, donde 182 de ellas afirmaron experimentar un placer muy intenso.
Por aquel entonces, la sexóloga americana Barbara Keesling afirmaba la existencia de otro punto ubicado al final de la vagina, en la frontera del cuello del útero. Lo denominó el "pasaje misterioso", porque además de recóndita era desconocida. En su honor el punto llevó su inicial y desde entonces se le conoce como Punto K.
Años más tarde, el antropólogo británico Desmond Morris, en su libro "La mujer desnuda" (Planeta, 2005), afirmaba que la mujer es "el ser más sexualmente capacitado" y que, además del clítoris, el famoso Punto G y el A, tiene el Punto U en la zona próxima a la uretra. El área en cuestión sería altamente sensible, aunque el efecto orgásmico se daría sólo al estimular en conjunto la región clitoridiana y los otros puntos (G y A), además de la penetración. Toda una labor para el amante más aplicado.
Puntos en contra. "Las zonas erógenas y estímulos están regulados por el cerebro. Cuando hablan de puntos con nombres y apellidos, se tiende a pensar que somos robots", sostiene el Dr. Daniel Azpilcueta, director de Inppares y miembro de la Sociedad Peruana de Sexología, quien contrariamente a las tesis de sus colegas extranjeros opina que desde el punto de vista erógeno se olvida de que existen zonas donde hay muchos más terminales nerviosos que estimulan la sexualidad en la mujer como los pezones, los genitales (labios mayores y menores) y el clítoris.
Por su parte, la sexóloga Patricia Espinosa Castellares coincide con su colega peruano, afirmando que no existe una única forma ni un solo punto para lograr que la mujer alcance la plenitud sexual. "En mi experiencia muchas mujeres aún ni siquiera saben dónde se encuentra ubicado su clítoris. Por ello es preciso que las mujeres aprendan a "reconocerse" como seres sexuales y aprendan también a disfrutar cada centímetro de su cuerpo sin miedos y sin culpas", refiere la especialista.
Puntos aparte. "La mujer no sólo es tacto y puntos, es más allá. La pareja en ese juego de buscar cuáles son las zonas que más les agradan y estimulan, la pasarán mejor si toman en cuenta los juegos previos y los ruidos (música y sonidos)", afirma el Dr. Azpicueta.
"Si una mujer conoce su cuerpo, podrá con algunas "técnicas" alcanzar el orgasmo con mayor facilidad. Tener un orgasmo no es responsabilidad de la pareja, es algo que la mujer va construyendo con el movimiento de su cuerpo, porque va estimulándose donde ella prefiere, pero esto implica conocimiento y empoderamiento de su propia sexualidad", finaliza la Lic. Espinosa.
Al parecer los especialistas no terminarán de ponerse de acuerdo en varios puntos. Sin embargo todos coinciden en que la mujer, como ama y señora de su cuerpo, puede intuir sensaciones y efectos, y usarlos como puntos de partida para trazar en pareja un mapa de placer que no tenga pierde. Y es que si todo empezó como jugando, bien puede terminar igual. ¿Tú que opinas?
LETRAS PERUANAS
"Si bien es cierto que cada mujer tiene la posibilidad de ser excitada en un punto específico, el efecto dependerá de los actos previos a la relación y su nivel de libido", asegura el sexólogo Pablo Castro, conductor del programa de radio "Hablemos de Sexo… En Serio", director de la Academia de Sexo Espléndido y autor del libro "El Kamasutra Peruano" (Calato, 2008), en el que propone 72 posiciones sexuales para el disfrute pleno del acto en cuestión.
Lejos de unir puntos, el especialista, para quien "hacer el amor es un arte", resume para WAPA! algunos tips básicos a poner en práctica a la hora de la hora. Atención, hombres:
• Enamora y desea a tu mujer permanentemente.
• Que tus besos sean apasionados, para que trasciendan sexualmente en el nivel de libido de tu pareja.
• Deja que sea ella la que tome la iniciativa sexual. Hazle saber lo que estás disfrutando en cada acción, e interésate por lo que ella está sintiendo.
• El primer contacto de los cuerpos desnudos debe ser suave y delicado. Esto provocará un alto grado de excitación en ambos, creando mayor expectativa por el siguiente paso.
• En el coito: indúcela a comandar los movimientos, poses, besos, succiones, caricias y tiempos de disfrute. Ella sabrá bien cómo prolongarlos.
• Finalmente el deseado orgasmo coronará todo el proceso, que empezó antes de ir a la cama.
• Haz del acto sexual algo ameno, atractivo y diferente cada vez que lo realices, y tendrás una mujer multiorgásmica, feliz y realizada sexualmente.




ASALTO HECHO POR LA NEGRA CHOLA PETA